Índice de Islam en el Mundo Foro Islam en el Mundo
Islam en Canarias, un Islam para todos, un Islam verdadero...
  • Compartir Foro Islam en el Mundo en:



 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 


Las sustancias impuras

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Islam en el Mundo -> Fiqh
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Tasnim04
Reina madre


Registrado: 03 Ago 2008
Mensajes: 2975
Ubicación: Canarias

MensajePublicado: Lun Feb 02, 2009 9:49 pm    Título del mensaje: Las sustancias impuras Responder citando

En el nombre de Dios, Clemente y Misericordioso

Las sustancias impuras

(al-a‘yân an-náÿisa)



Definición de Naŷâsa (impureza):

En el primer capítulo, en la definición (ta‘rîf) de Tahâra (pureza) ya comentamos el significado de su opuesto, Naŷâsa, la impureza. En árabe, la palabra Naŷâsa se emplea para designar a toda suciedad que resulte repugnante, y de ella derivan los adjetivos náŷis, náŷas o naŷs, que significa sucio, impuro. Por su parte, los alfaquíes (fuqahâ) consideran que hay una impureza circunstancial (naŷâsa hukmía) y una impureza esencial (naŷâsa dzâtía), pero las escuelas (madzâhib) difieren a la hora de definirlas:

Los hanbalíes definen la impureza circunstancial como aquella que sobreviene a algo anteriormente puro, incluyendo la impureza que tiene cuerpo y la que no cuando se adhiere a algo puro. La impureza esencial es la sustancia impura en sí (náŷas).

Los shâfi‘íes definen la impureza esencial como aquella que tiene cuerpo, o sabor, o color, u olor, y la llaman sustancial (‘ainía). La impureza circunstancial es la que no tiene cuerpo. ni sabor, ni color ni olor, como la orina cuando se ha secado, que no tiene ninguna cualidad perceptible y se dice entonces que es impura por una impureza circunstancial.

Los mâlikíes dicen que la impureza sustancial es el ceurpo de la impureza y la impureza esencial es su efecto por el que se enjuicia como impuro el lugar al que afecta.

Los hanafíes opinan que la impureza circunstancial es la impureza inmaterial menor y mayor (hádaz ásgar y hádaz ákbar), que son una descripción desde la Ley con la que se enjuicia determinados miembros del cuerpo o al cuerpo entero y que se elimina con la purificación. La impureza real es la impureza material (jábaz), que es toda sustancia inmunda según la Ley.

En cualquier caso, los alfaquíes emplean el adjetivo náŷas para algo impuro en sí mismo, por lo que no se emplea para algo impuro por una razón circunstancial. El adjetivo náŷis lo reservan para lo que es impuro por una causa circunstancial o bien lo sea por sí mismo. Se dirá, por ejemplo, que la sangre es náŷas o náŷis, indistintamente.



Sustancias impuras (a‘yân náŷisa):

Son muchas. Entre ellas se cuentan los cadáveres de animales terrestres (los que tienen sangre que salga al ser heridos) a excepción del ser humano. No son considerados impuros los cadáveres de los animales del mar, porque el Profeta (s.a.s.) dijo: “El mar es puro y sus animales muertos son lícitos”. Otra excepción son los cadáveres de animales que no tienen sangre que circule, como la langosta, que son puros. Por su parte, los shâfi‘íes consideran como impureza los cadáveres de los animales terrestres (excepción hecha del ser humano) tengan o no sangre que circule, a excepción únicamente de la langosta. Pero disculpan el cuerpo de los insectos que caigan por sí en el agua, u otro líquido, que no queda impurificado a menos que sufra una alteración por esa causa. Pero si un ser humano deposita a propósito ese cuerpo en el agua, ésta queda impurificada y se hace inservible para el uso.

También son impuras las partes de un cadáver que eran depositarias de vida. Las escuelas hacen las siguientes precisiones:

Los mâlikíes. Consideran como partes de un cuerpo que son depositarias de vida la carne, la piel, los huesos, los nervios, y otras. No son depositarias de vida los pelos, la lana, la pelusa, las plumas, etc., que no son impuros.

Los shâfi‘íes. Todas las partes de un cadáver son impuras porque todas ellas, incluidas las que los mâlikíes consideran excepción, son habitadas por la vida.

Los hanafíes. La carne y la piel de los cadáveres son impuras porque son habitados por la vida. Pero no sucede así con los huesos, las uñas, el pico, las garras, las pezuñas, los cuernos, el vello (salvo el del cerdo) que son puros, a menos que tengan grasa, pues entonces ésta los hace impuros. En cuanto a los nervios, los hanafíes manifiestan dos opiniones distintas: la más célebre es que son puros, pero lo más correcto dentro de la escuela es que son impuros.

Los hanbalíes. Todas las partes de un cadáver por las que circulaba la vida son impuras. Pero son puros la lana, el pelo y las plumas. Para esta opinión se valen del versículo coránico en el que se menciona la lana y el vello de los animales como lícitos para la elaboración de muebles y herramientas, sin especificar que estén vivos o muertos; y en cuanto a las plumas, las aceptan como puras por analogía con las partes citadas en el versículo.

También es impuro lo que pueda salir o ser extraído del cuerpo de esos cadáveres, como sangre, mucosidades, huevos, leche o cuajos. La opinión al respecto de las escuelas es la siguiente:

Los hanafíes. Estos afirman que es impuro todo lo que pudiera salir o ser extraído de un cadáver, ya sea leche, cuajos o huevos de cáscara fina o gruesa, y todo lo demás que hubiese sido considerado puro en caso de que el animal estuviera vivo.

Los hanbalíes. Mantienen la misma opinión de los anteriores, salvo en lo relativo a los huevos de los animales cuya carne es lícita comer si su cáscara se ha endurecido.

Los shâfi‘íes. Según ellos, es impuro todo lo que sale del cuerpo de un cadáver, excepto los huevos si su cáscara se ha endurecido e indiferentemente que pertenezcan a animales cuya carne sea lícita comer o no.

Los mâlikíes. Afirman que es impuro todo lo que salga de un cadáver.

Son impuros el perro y el cerdo (vivos y muertos), y todo lo que engendran incluso si son cruzados con animales de otra especie. Los mâlikíes, sin embargo, sostienen que ser, mientras está vivo, es puro en sustancia, incluidos los perros y los cerdos. Están de acuerdo con ellos los hanafíes en lo que respecta al perro, si bien, en esta última escuela, la opinión predominante es que la saliva del perro es impura incluso estando vivo. Para los hanafíes, si un perro cae en un pozo y sale de él vivo y su hocico ha quedado fuera del agua, ello no inutiliza el agua. De igual manera, si se sacude estando mojado, el agua que esparce no contamina nada.

Son impuros también la saliva, las mucosidades, el sudor y las lágrimas que se desprenden del cerdo y del perro. De nuevo, los mâlikíes son la excepción: para ellos, todo lo anterior es puro, en función de la regla que enseña que todo ser vivo es puro y lo que se desprende de él es puro.

Es impura la sangre en todas sus formas, pero se exceptúan el hígado y el bazo, que son puros. También es pura la sangre del mártir mientras lo empaña (mártir -shahîd- es el que muere durante la batalla, como se explicará en el capítulo consagrado a los funerales). También es pura la sangre que queda en la carne, las venas y arterias después de haber sido sacrificado un animal. También es pura la sangre de los peces y la que hay en los insectos (pulgas, piojos, etc.). Hay otras consideraciones según las escuelas:

Los mâlikíes. La sangre vertida es impura sin excepción, incluso la que sale de los peces. La que queda en el cuerpo (en la carne, en las venas) es pura.

Los shâfi‘íes. Todas las sangres (vertidas) son impuras, salvo cuatro: la de la leche cuando sale coloreada por sangre, el semen cuando sale mezclado con sangre si su efusión es normal, los huevos en el mismo caso si siguen siendo válidos para criar y la sangre del animal cuando se convierte en coágulo o cuajarón si proviene de uno puro.

Los hanafíes. Afirman la pureza de toda sangre que no sale de un ser humano o de un animal. Es pura la sangre cuando se convierte en cuajarón, pero no si lo hace en coágulo, el cual es impuro.

Son impuros el pus y la supuración (líquido que sale de las heridas mezclado con sangre) y todo lo que supura de las úlceras. Al respecto, los hanafíes precisan que lo que salga del cuerpo, además del pus y la supuración, si es por enfermedad aunque sea sin dolor, es impuro. Si no es por enfermedad, es puro. Se refieren al líquido de los oídos, al que desprenden los ojos, etc. El líquido que desprende un ojo enfermo es impuro, aunque no produzca dolor, como sucede con el líquido del gárab, que es ‘un sudor en el ojo que lo hace lagrimear constantemente, sin producir dolor’.

Son impuros los excrementos y orines del ser humano, aunque salgan sin haber sufrido alteración de su condición anterior y aunque el sujeto sea un niño que todavía no se alimente con sólidos. También son impuros los excrementos y orines de los animales cuya carne no sea lícito comer y que tengan sangre que circule por su cuerpo, como los asnos y mulos. A este último respecto, los hanafíes precisan que los excrementos y orines de los animales cuya carne no se come están sujetos a la siguiente consideración: si se trata de aves que vuelan (como los cuervos) su impureza es ligera, y si no vuelan su impureza es pesada. Se disculpa la impureza inevitable, como el contacto con los excrementos de mulos y asnos cuando abundan en las calles y caminos.

En cuanto a los excrementos y orina de los animales cuya carne es lícito comer, las escuelas difieren de opinión:

Los shâfi‘íes. Los consideran impuros, sin hacer distinciones.

Los hanafíes. Los excrementos y orina de los animales comestibles son impuros ligeramente. Respecto a las aves, distinguen entre las que vuelan (como las palomas, los pájaros, etc.) cuyos residuos son puros, pero no sucede lo mismo en el caso de las aves que no vuelan (como las gallinas, los patos domésticos, etc.) cuyos residuos son impuros de manera ligera, para algunos hanafíes, y pesada para otros.

Los mâlikíes. Consideran puros los excrementos de los animales cuya carne es comestible (como el ganado ovino o vacuno), aunque se hayan alimentado de sustancias impuras, pero si se tiene la certeza de que ha sido así, sus residuos son impuros (esto último sucede con las gallinas, por lo que sus excrementos son impuros; pero no sucede con las palomas).

Los hanbalíes. Éstos consideran puros los residuos de los animales comestibles, incluso si se han alimentado de impurezas si ésta no es la mayor parte de su alimentación, pues en este caso sus excrementos y orines son impuros, al igual que su carne. Si a un animal comestible acostumbrado a las impurezas se le retiene tres días y se le alimenta con sustancias puras, a partir de entonces sus excrementos son puros y también su carne.

El semen del ser humano y de los demás animales es impuro. Se considera semen (manî) el líquido que expulsa el varón al término del acto sexual, y también la hembra si bien no lo expulsa sino que se mantiene dentro de la vagina, y es la humedad que se adhiere al pene. Al respecto, dos escuelas sostienen opiniones distintas:

Los shâfi‘íes. Consideran puro el semen del ser humano, esté vivo o muerto, si sale tras haber cumplido los nueve años, aunque salga pareciendo sangre si su emisión es normal (en caso contrario sería impuro). Se basan para esta opinión en el hadiz recogido por al-Bayhaqî en el que el Profeta (s.a.s.) afirmó que el semen es como la saliva o como cualquier mucosidad. Por analogía, los shâfi‘íes consideran igualmente puro el semen de todo ser viviente, exceptuando al perro y al cerdo y lo que se genere de ellos.

Los hanbalíes. Consideran puro el semen humano si su emisión es normal y acompañada de placer tras haber cumplido nueve años la mujer y diez el varón, y aunque vaya acompañado de sangre. En cuanto al semen de los animales, si su carne es lícita para comer, es puro, e impuro en los demás casos.

En el capítulo de la impureza del semen hay que citar el madzî y el wadî. El madzî es el líquido lubricante que se segrega durante la estimulación sexual. El wadî es un líquido espeso que se segrega normalmente tras orinar. Los hanbalíes, sin embargo, consideran puros el madzî y el wadî si son segregados por animales de carne comestible.

Son impuros el vómito y el qálas (líquido ácido que sube hasta la boca). Al respecto, las escuelas hacen las siguientes precisiones:

Los hanafíes. El vómito es impuro de forma pesada si es imposible contenerlo en la boca (es decir, si es tan violento que es expulsado de forma inevitable), ya sea de origen líquido o sólido, aunque no se haya asentado en el estómago y también el vómito del lactante. El ‘agua de la boca del durmiente’ (es decir, el líquido que se escapa por la comisura de los labios cuando se está durmiendo) es puro. El qálas es impuro, todo ello en virtud del hadiz en el que el Profeta (s.a.s.) dijo: “Si a alguno de vosotros le sobreviene un vómito o le sube por la garganta algún líquido proveniente del estómago, que interrumpa el Salât y vuelva a realizar el Wudû’. Sobre la flema (bálgam) y la saliva mezclada con sangre, los hanafíes hacen las siguientes consideraciones. Si la flema sale pura, sin ninguna mezcla, es pura, pero si sale mezclada con alimento y el alimento prevalece es impura, si se iguala al alimento se tiene en cuenta cada uno por separado: si el alimento vomitado es incontenible, el conjunto es impuro. En cuanto al esputo mezclado con sangre, si lo que predomina en él es la saliva, es puro; si predomina la sangre o se igualan, es impuro, aun cuando no sea incontenible. Lo que rumian los animales es impuro, ya sea poco o mucho. Si alguien vomita varias veces y en cada ocasión el vómito no alcanza el grado de impuro al ser poca cantidad, la repetición lo hace impuro.

Los mâlikíes. Los mâlikíes han definido el vómito como el alimento que es expulsado por el estómago tras haberse asentado en él, y lo ha declarado impuro si su condición de alimento ha desaparecido aunque se solo adquiriendo un sabor amargo. Por su parte, para ellos el qálas (que es el líquido expulsado por el estómago cuando está repleto) no es impuro si no ha adquirido el carácter de residuo (no basta su acidez). Consideran vómito todo líquido que expulsado por el estómago y que sale de la boca cuando está mezclado con bilis y cuando desprende un mal olor, y sólo lo disculpan cuando es crónico, por la dificultad que representa estar pendiente de él.

Los shâfi‘íes. Afirman la impureza del vómito en cualquier circunstancia (incluso si el líquido o el alimento no se asienta en el estómago y aunque salga en su estado original), y esto en el caso de que se esté seguro que ha llegado al estómago. Si se duda de esto último, el líquido o el alimento expulsado, sigue siendo puro. Consideran vómito ‘el agua de la boca del durmiente’ si está mezclado con bilis y es maloliente, pero se disculpa al que es aquejado de ello de forma crónica. También es impuro el alimento que rumian los animales.

Los hanbalíes. Para ellos, el vómito y el qálas son impuros sin entrar en más detalles.

Son impuros los huevos inservibles que tiene origen en un animal vivo (ya hemos visto que son impuros si se extraen de animales muertos, ya estén podridos o sanos). Las escuelas hacen las siguientes matizaciones:

Los mâlikíes. Dicen que es inservible el huevo que es maloliente o azulado o se ha convertido en sangre o contiene un polluelo en estado de formación o muerto. No consideran tal al huevo en el que hay un punto de sangre, que sigue siendo puro.

Los shâfi‘íes. Consideran inservible el huevo que, tras un cambio constitutivo, no puede desarrollarse en polluelo. No consideran como tal al que ve alterado su color ni al que es maloliente.

Los hanbalíes. Para ellos, un huevo inservible es aquel cuya clara ha amarilleado y ha adoptado un mal olor. También consideran impuro el huevo que sale de un ser viviente pero cuya cáscara no haya terminado de solidificarse.

Los hanafíes. Dicen que un huevo es impuro sólo cuando su clara está mezclada con sangre. Si sólo es maloliente, es considerado puro, como sucede lo mismo con la carne maloliente.

Son impuras las partes separadas de un animal vivo cuando como cadáver es considerado impuro, salvo las partes exceptuadas en todo cadáver tal como se ha mencionado anteriormente y exceptuado también el almizcle que se extrae de una gacela viva. Al respecto, las escuelas hacen las siguientes precisiones:

Los hanbalíes. Exceptúan de las partes separadas de un viviente cuyo cadáver será impuro dos cosas que aseguran que son puras: los huevos si su cáscara se ha solidificado y la parte separada de un ser viviente que no puede ser sacrificado.

Los shâfi‘íes. Afirman que son puros el pelo, la lana y las plumas cuando se separan de un ser viviente cuya carne sea comestible siempre que no arrastren consigo un trozo de carne. Si van acompañados de carne, son impuros. Si hay alguna duda sobre restos de cabellos o pelo, el principio son puros. Recuérdese que los shâfi‘íes consideran impuro todo resto de un cadáver, sin excepción.

También es impura la leche de todo animal viviente cuya carne no sea comestible, exceptuando la leche del ser humano. Para los hanafíes, toda leche es pura -provenga de un ser vivo o de un cadáver- y sólo exceptúan la leche del cerdo, este vivo o muerto.

También es impura la ceniza de algo impuro tras ser quemado, y el humo que desprende. Por el contrario, los hanafíes consideran todo ello puro. Por su lado, los mâlikíes dicen que es pura la ceniza e impuro el humo (según la versión más correcta del mádzhab).

Es impuro el líquido alcoholizado, ya sea vino o licor de cualquier fruto, pues Allah llamo al vino riŷs y el riŷs es lo llamado náŷis en el Fiqh. Y toda bebida que pueda embriagar es considerada ‘vino’, tal como dijo el Profeta: “Toda bebida que embriague es ‘vino’, y toda bebida que embriague está prohibida”. Se considera que el Islam considera impuro toda bebida alcohólica para acentuar su prohibición y evitar que los musulmanes se aproximen a ella.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado   Visitar sitio web del autor
Google
AdSense






MensajePublicado: Lun Feb 02, 2009 9:49 pm    Título del mensaje: Enlaces Patrocinados



Volver arriba
Invitado







MensajePublicado: Jue Abr 11, 2013 12:42 pm    Título del mensaje: ¿Qué es el significado del fiqh? Responder citando

El fiqh significa el derecho islamico,el o ritual islamico la juresprudencia islámica.
El fiqh expone y explica cómo adorar a Allah según Allah ordena y según el Profeta,la paz sea con él,le adora.

Por ejemplo en el fiqh puedes conocer:
como hacer tahara
Como hacer el salat(La oracion en el islam)
Cómo es el ayuno islamico(As siyam)
Cómo es la peregrinación en el Islam

Y Todo eso y más hay en la página de (El fiqh de la adoración con imágenes) y con videos islamicos , con libros islamicos
y con audios islamicos.
Volver arriba
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Islam en el Mundo -> Fiqh Todas las horas están en GMT
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
Foro creado Gratuitamente en http://www.mundoforo.com
Crea gratis tu foro en http://www.mundoforo.com

Mapa del sitio



Powered by phpBB © 2001, 2002 phpBB Group
powered by ArgenBLUE free template